Un estudio que analiza el origen del virus de la COVID-19 plantea dos posibilidades. Una de ellas, la más difundida, es que el virus estuvo primero en un huésped animal, donde adquirió todas sus características antes de pasar al humano.

 La otra es que esta evolución se produjo mientras circulaba inofensivamente en las poblaciones humanas, mucho antes de que se reporte el brote en China.

Cuando un virus pasa de una especie a otra, suele alterar su código genético (mutación) para adquirir características que le permitan adaptarse al nuevo entorno y prosperar. Pero estas mutaciones también pueden ocurrir cuando circula dentro de una sola especie, pasando de un huésped a otro. Esto se ha demostrado en el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) a medida que la pandemia se expande por todo el planeta.

"Es posible que un progenitor de SARS-CoV-2 salte a los humanos, adquiriendo [nuevas características genómicas] a través de la adaptación durante la transmisión no detectada de humano a humano. Una vez adquiridas, estas adaptaciones permitirán que la pandemia despegue y produzca un grupo de casos suficientemente grande ", escriben los autores en ‘Nature’.

Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. (NIH, por su sigla en inglés), explica en el blog de su institución este escenario:

“El nuevo coronavirus cruzó de animales a humanos antes de que fuera capaz de causar enfermedades humanas. Luego, como resultado de cambios evolutivos graduales a lo largo de años o tal vez décadas, el virus finalmente ganó la capacidad de propagarse de persona a persona y causar enfermedades graves, a menudo potencialmente mortales”.

Asimismo, el reconocido genetista destaca el hecho de que esta investigación —llevada a cabo por científicos de Estados Unidos, Reino Unido y Australia — concluya que este coronavirus obtuvo una capacidad tan precisa para infectar a las células humanas que tuvo que pasar por un proceso de selección natural, descartando así la hipótesis de que se manipuló en un laboratorio.

Información: La República